Nos estamos equivocando. Estamos destrozando el fútbol.

by Eliécer Arias Sánchez | Posted on Martes, Mayo 2nd, 2017

El fútbol consiste en la presencia de 11 atletas que luchan por resistir el ataque de 11 adversarios, hasta lograr superarlos en goles y alcanzar el triunfo. Pero la industria del fútbol va más allá, porque involucra a una serie de actores que mueven pasiones, negocios e intereses.

Viendo los últimos acontecimientos suscitados en el fútbol nacional ¿qué nos está dejando este deporte? ¿Estamos transitando por la vía correcta?

Observamos como los integrantes de una barra se asaltan entre ellos y lejos de apoyar a sus equipos, se enfrascan en luchas campales injustificadas, carentes de inteligencia y a vista y paciencia de las organizaciones y los oficiales de seguridad.

Escuchamos cómo se agrede a personas en las afueras y dentro de los estadios por llevar distintivos de un equipo en particular, por el “pecado” de tener simpatía por un club.

Hay partidos en donde jugadores “profesionales”, admirados, muy bien pagados, que juegan “clásicos” bautizados con los más grandes honores, se dedican a atentar contra el deporte, ofendiendo a los árbitros, agrediendo a sus colegas y emitiendo epítetos irrepetibles.

Leemos, escuchamos y vemos las declaraciones y palabras soeces de técnicos y directivos luego de ciertos juegos, agitando a las masas, desconociendo el espíritu del deporte y la industria que dicen representar.

Aparece un jugador de fútbol en las redes sociales resaltando a un compañero de profesión o disculpándose por alguna acción, y aparecen energúmenos “metiendo la cuchara” y deseándole la muerte.

La misma prensa no puede evadir responsabilidades, porque lejos de informar, educar y entretener, en varias ocasiones se apunta a montar shows que poco ayudan a ofrecer soluciones.

Uno se pregunta, ¿Dónde está el límite?

Nos estamos equivocando, estamos destrozando el fútbol. Terminan los partidos, y en lugar de hablar del juego, de los goles, de errores y virtudes, sólo buscamos polémica y rechazo a todo, sin reflexionar y analizar que esto es deporte.  Unas veces se gana, otras se pierde. No hay más.

El deporte es de las cosas más bonitas del mundo, pero lo que rodea al deporte, lo ensucia drásticamente. Si al fútbol le quitamos su esencia se convierte en basura.  Reflexionemos.  Depende de nosotros.

About the Author