Firmemos la quinta cita mundialista.

by Eliécer Arias Sánchez | Posted on lunes, octubre 2nd, 2017

Con mucha pena escuchamos gente discutiendo si será más “rico” eliminar a Honduras que a Panamá. Es miserable y hasta mezquino que por ser un técnico riguroso y disciplinado, parte fundamental del enorme triunfo de nuestra selección en Brasil 2014, se le someta a este balance.

El cafetero, Jorge Luis Pinto, “peleó” por una diferencia de un premio económico que le quería negar el “Chino” Li por haber llegado a cuartos de final. Sorprende que haya alguna gente que busca llenar de aversión y antipatía a un sector de aficionados que puedan tragar el anzuelo.

Costa Rica el viernes debe ir con todo no importa como se llame, ni que nacionalidad tenga el técnico rival, debemos derrotar a Honduras sin pensar que con eso nos sacamos un clavo con el entrenador o si favorecemos a Panamá o de rebote clasifica Estados Unidos. La presencia próxima de Jorge Luis Pinto, el más exitoso técnico de la “Sele”, no debe prestarse para poner la mira contra él y menos un comportamiento de malagradecidos.

El pasado del balompié de Costa Rica está lleno de tropiezos y sinsabores con la excepción de Bora Milutinovich en Italia 90. Ninguno había logrado el grandioso éxito del cafetero. Han pasado casi 60 técnicos dirigiendo a la Tricolor y ninguno, con la salvedad de Italia 90, nos había llenado de tanta felicidad y desbordada alegría.

Ejemplos hay muchos desde el afamado argentino Humberto Maschio en 1972 quien se encontró en Costa Rica una de las mejores selecciones, aún así, no pudo manejar un cómodo 3 a 0 en el estadio Saprissa frente a Honduras que nos eliminó con el empate a tres. Brasileños, argentinos, españoles, uruguayos, checos, chilenos, colombianos, Etc.  Otto Pedro Bumbel,  Eduardo Toba Muiño, Rubén Amorín, Hugo Tassara, Pepe Etchegoyen, el “pichón” Núñez, Ivan Mraz, Vadú Viera, Francisco Maturana, René Simoes, Steve Sampson, Ricardo Lavolpe entre otros, fracasaron en todos los intentos.

Capítulo aparte y reconocimiento para Alexandre Guimaraes que nos clasificó y nos dirigió en los mundiales del 2002 y 2006 con relativo suceso. Ahora estamos con un tico, Oscar Ramírez, al que debemos apoyar con todo hasta el cierre de la Hexagonal.

Llenemos de goles si se puede a Honduras y celebremos nuestra quinta clasificación a un mundial sin odios ni estupideces.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

About the Author