¿Si o no al video arbitral?

by Eliécer Arias Sánchez | Posted on martes, julio 4th, 2017

Se dijo que con la finalidad de terminar o minimizar las polémicas arbitrales, la FIFA implementaba el VAR, un apoyo en vivo para los réferis que brindaría una alternativa para cambiar decisiones que de alguna forma pudieran influir en el marcador o incidencias de un juego.

Esto no es nuevo, en su momento se utilizó en el Mundial de Clubes.

El manejo que se da, es el que sigue siendo inapropiado y no escapa a todo tipo de censuras y rechazos. Hay tres árbitros en una sala llena de monitores de televisión, dos árbitros de video y un juez de línea con todos los ángulos posibles de las jugadas que se revisan para así buscar un apoyo al árbitro central. Ellos deben considerar si el juez del partido tomó una decisión equivocada.

Este sistema ha despertado dudas y confusión al aplicarlo, y es que el fútbol está lleno de jugadas polémicas que lo satura de discusión, dudas y apreciaciones fanáticas. En partidos donde no está el sistema de video arbitral, en jugadas decisivas como un gol, un penal, una tarjeta roja y hasta confusión de identidad, el árbitro cuenta con un sistema de comunicación entre los árbitros asistentes, y el secretario arbitral para que lo ayuden y lo puedan corregir.

Si esto no ha sido suficiente, la fórmula del VAR parece que tampoco, y más bien tiende a enredar o confundir mayormente. Aparte de todo lo irregular en esta Copa Confederaciones, el domingo en la final observamos un codazo premeditado y mal intencionado del polémico jugador chileno Gonzalo Jara, lo vimos todos, creímos que el referí no lo había observado en el momento de la agresión, se paró el juego se revisó el video y para sorpresa de todos, el árbitro lo premió con una tarjeta amarilla.

Detener un juego para revisar una jugada polémica o una decisión dudosa tiene que ser necesariamente en puntos muy específicos y sin la lentitud que se está haciendo.  Siempre pedimos equidad y justicia en el fútbol, creemos que la FIFA ha actuado con buena intención, pero el mecanismo usado por el momento no funciona del todo.

Algunas decisiones han sido acertadas, y hay muchos donde pareciera que aparece la “mano peluda” y el acomodo de intereses.

El fútbol seguirá siendo de apreciación, y si no existe rectitud e imparcialidad podría estar tomando un camino equivocado.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

About the Author