La “Sele” nos recordó Brasil 2014.

by Eliécer Arias Sánchez | Posted on martes, septiembre 5th, 2017

Se terminó la espera en un momento de escepticismo y desconfianza, 32 años fueron pulverizados por un equipo con poco futbol, un técnico “miedoso” “argollero” y ultra defensivo. Jugadores sin ritmo y desgastados. De esta forma se “analizaba” a nuestra selección antes de que el árbitro sonara el pito en el Red Bull Arena de New Jersey.

Los más creyentes y solidarios fanáticos de la selección esperaban el milagro del empate. Otros se auto recetaban goleadas de todo tamaño. Los antecedentes en algunos juegos de Copa Oro y eliminatorios nos hacían prever lo peor.

Pero la Tricolor nos tenía una agradable sorpresa, un día en el que iniciábamos el mes de la Independencia, época en que la mayoría colocamos símbolos patrios y nos identificamos con los colores blanco, azul y rojo.

Ojo, que en fútbol no creemos en patrioterismos, pero sí, un momento propicio para recibir este maravilloso regalo futbolístico. Algunos “sabiondos” analistas de nuestro fútbol criticaron la alineación de la Sele” y el cerrojo temeroso del “Machillo”. Claro, luego con mucha facilidad cambiaron su discurso.

En esto del balompié no por haber “pateado” una bola se tiene la razón, ni el discernimiento. Este triunfo premia al jugador de más sacrificio en el ataque nacional. Marcos Ureña ha tenido que cargar con mucha crítica y hasta burlas de los que seguramente gritaron y estallaron en júbilo la noche del viernes. En el fútbol todo se vale, menos el insulto solapado.

Estamos cerca para que por primera vez un técnico criollo y sencillo nos clasifique a un mundial. En esta nueva era de Bruce Arena, no se había visto una Selección de Estados Unidos tan amarrada, impotente y hasta agresiva. Terminaron seriamente opacados en la cancha, no hubo sobresalientes, ni individual, ni colectivamente a pesar de haber soltado todo su arsenal.

La forma en que jugó el equipo de todos fue un gran logro, y ojalá se repita ya que hace rato no nos veíamos así. Que bien por los miles de ticos que se hicieron sentir en el estadio, nos les importó la distancia, ni el costo, ni el cansancio.

Gracias ticos de corazón. Lo que viene es duro, cuesta arriba, hagamos que el estadio nacional siga siendo el fortín Tricolor. Esperamos hoy el resultado que nos lleve a Rusia 2018.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

About the Author