Clasificados al Mundial y convocados a la solidaridad.

by Eliécer Arias Sánchez | Posted on lunes, octubre 9th, 2017

¡Ya estamos en la Copa del Mundo de Rusia 2018! Como en todas las eliminatorias del mundo, un proceso durísimo, de altos y bajos, de mucha planificación y cambios sobre la marcha.

Costa Rica logró el sábado el boleto a su quinto mundial mayor, convirtiéndose en el combinado centroamericano que más veces ha alcanzado ese honor.

Contra Honduras se jugó posiblemente el peor partido de la eliminatoria, fue un partido rígido tácticamente, de imprecisiones y en donde se evidenció el bajo nivel en algunas de nuestras principales figuras, pero logramos el objetivo. Estoy convencido que nadie celebró un insípido empate, celebramos la clasificación a un Mundial y si algo hay que destacar de ese mal partido es que se luchó hasta el último minuto.

Hicimos los puntos suficientes y necesarios para clasificar por cuenta propia, solventemente y sin depender de nadie. Se ratificó todo lo bueno que se hizo desde la cuadrangular previa y se coronó haciendo una buena hexagonal, donde incluso logramos derribar rachas negativas históricas.

Así es como se clasifica, haciendo los puntos que se necesitan para meterse dentro de los cupos disponibles. Siempre habrá partidos buenos, regulares y malos. La sapiencia obliga, eso sí, a evaluar lo sucedido y corregir de forma objetiva.

Hay potencias mundiales que quisieran estar hoy en nuestra posición. En nuestro caso, la continuidad y calidad del cuerpo técnico y futbolistas, el soporte gerencial de la Fedefútbol y la FPD así como el apoyo incondicional de la afición, han sumado en conjunto para estar en Rusia y con ello los honores y beneficios inherentes.

Ahora viene otro proceso y es más serio, inicia la preparación para el Mundial. Una etapa que hay que disfrutar pero donde se requiere exigencia, trabajo minucioso, coordinación con clubes nacionales e internacionales, cero amiguismos, visión, objetividad y el establecimiento de metas claras.

Por otra parte, esta clasificación no devuelve la vida de los compatriotas que fallecieron por los efectos de la reciente Tormenta Nate, ni va a reparar puentes caídos o los caminos destruidos, pero estoy seguro que es un motivo más para unirnos y jugar entre todos este partido, el más importante: la solidaridad. ¡Viva Costa Rica!

About the Author