Dirigencia a nueva prueba.

by Eliécer Arias Sánchez | Posted on Martes, Abril 11th, 2017

En los primeros días de diciembre, anunciamos que Guillerme Farinha no seguiría como director técnico en la casa rojinegra, que Víctor Badilla no continuaba en cargo de gerente deportivo y que Marco Vásquez sería separado de su cargo de gerente general, incluso agregamos que el exfutbolista Pablo Nassar llegaría como dirigente, y que luego pasaría al cargo de gerente manudo.

Todo esto está consumado y confirmado, han sido más de tres meses de cambios y asepsia deportiva y administrativa, pero solamente en puestos o cargos. Todavía no se siente la mano, ni las variantes en el manejo de mercadeo, gerencia general y dirección deportiva.

Claro, todo fue atropellado y la nueva dirigencia ha tenido que ir armando todo un rompecabezas que los ha hecho caer en algunos errores y despistes similar a sus antecesores. Pecados como la contratación de foráneos que no han encajado, ni aportan mayor cosa a la causa manuda.

Alajuelense pudo evitar el despilfarro de por lo menos $ 150.000 en cuatro jugadores que si no se hubieran contratado no se sentiría la ausencia de ellos. Han venido a quitar espacio y proyección de jóvenes que era el propósito de la institución. Esa urgencia de cambiarle la cara a un equipo que sumaba seis campeonatos sin llegar a título, los ha hecho dar algunos palos de ciego.

Ahora pase lo que pase en el actual Torneo, van a tener tres meses de tiempo para ordenarse y planear objetivos claros y olvidarse de la palabreja “proceso” y pensar que Alajuelense no se maneja con titubeos, ni las ocurrencias técnicas que se han dado en el Torneo de Verano.

El departamento de jugadores tiene que pasar una zaranda muy fina, con la asesoría calificada con la que cuenta el club. En comunicación y divulgación la Liga tiene un déficit, el contacto con sus seguidores requiere de mayor presencia en los medios, y no enclaustrarse.

El próximo campeonato no deberá mostrar tantas debilidades ni dudas. Algunos personajes muy cercanos al club han manifestado que Benito Floro debería tener sólo un cargo y no ser técnico y director deportivo a la vez. Por supuesto, esta es una decisión que le compete a la junta directiva y que sabrá valorar si el español pueda llevar ambas responsabilidades. Eso sí, el esfuerzo puesto por todos ha sido enorme.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

About the Author