Restituyamos la credibilidad.

by Eliécer Arias Sánchez | Posted on lunes, noviembre 13th, 2017

Papelón, ridículo, vergüenza, desastre. Estos y otros términos habíamos dejado de escuchar de nuestra selección.

Hoy se ha activado todo lo negativo, la secuencia de errores y defectos afloraron en toda su dimensión. Lo grave, es quienes aseguran que algunos jugadores tienen secuestrado al técnico, convertidos en un círculo cerrado, casi impenetrable.

El sábado el más alto porcentaje de los ticos fuimos sorprendidos por la aparición de Danny Carvajal   desaprobando su titularidad por obvia razón. Esperamos que Oscar Ramírez no se haya dejado influenciar, ni haya injerencia de Gabelo Conejo quien lo recomendó para jugar en España.

La actuación de Costa Rica fue degradante, futbolísticamente predecible, sin manejo de balón. Un equipo sin brújula, enredado, confuso, sin ningún aporte ofensivo. Nos vimos tan pequeños y tan lejos del fútbol moderno que nos hizo sentir pena propia y ajena.

Se dijo que el juego con España era para medir nuestro estado, y la verdad con lo que vimos no nos alcanza; en la cancha fuimos un equipo competitivo en nombres, no así en rendimiento. Nos da grima escuchar a los jugadores como si nada hubiera pasado, es cierto, no había puntos de por medio, pero los buenos antecedentes contra España, nos hacía prever algo diferente, lo del sábado fue una estafa para el público que pagó.

La disculpa y justificación de Don Oscar Ramírez quien hizo una absurda comparación argumentando la forma como juegan los equipos de Costa Rica y el proceso de los equipos españoles. Tendrán culpa los clubes nacionales de la alineación de jugadores sin ritmo, y no aptos para este juego. Se les podría señalar por el desorden defensivo y los goles con la complicidad de Francisco Calvo y Cristian Gamboa, o dejar correr más de 30 metros a Iniesta sin que nadie saliera a toparlo.

La inocencia, para llamarlo de una manera liviana no es culpa de ningún equipo nacional. Desde hace muchos meses venimos con la excitativa para que a nuestro técnico se le contrate alguien que tenga recorrido y con experiencia mundialista para que lo asesore como tiene que ser, y no rodeado de amigos que apenas les alcanza para consejeros.

Lo de hoy en Hungría no borrará el adefesio con España, pero todos queremos ver algo diferente.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

About the Author