Ariel Ary, un atleta especial y símbolo de que “todo se puede”.

by Eliécer Arias Sánchez | Posted on Martes, Marzo 14th, 2017

Foto: Faceboo Ariel Ary – Motivador

Austria acoge a partir de este sábado la XI edición de los Juegos Olímpicos Especiales de Invierno, para atletas con discapacidad intelectual. Entre ellos, el costarricense Ariel Ary, quien participa en la carrera de la antorcha olímpica.

Tras un año de intensa preparación, con entrenamiento casi diario, este joven de 25 años espera ser el elegido este fin de semana para entrar con la antorcha al estadio de esquí alpino de Schladming, al sur de Austria, donde se celebrará la ceremonia de apertura de estos Juegos.

Nacido con síndrome de Down, Ary es un veterano de los Juegos Especiales, con diez años de experiencia en estos eventos, sean de verano o de invierno, y por ello es un símbolo de que todo es posible en la vida.

Durante los pasados siete días él y otros nueve atletas con discapacidad intelectual recorrieron gran parte de Austria, acompañados por un centenar de voluntarios, todos ellos miembros de cuerpos policiales de todo el mundo.

El movimiento de la llamada “Carrera de la Antorcha de la Esperanza”, iniciada en 1981 por un cuerpo policial de Estados Unidos, apoya desde entonces el movimiento olímpico especial.

El objetivo es crear consciencia acerca de las capacidades de las personas con necesidades especiales.

“La experiencia (hasta ahora) es inolvidable. Mi mensaje es que todo se puede hacer”, explica Ary en declaraciones a Efe durante su paso por Viena, en el camino hacia Schladming.

Su objetivo, cuenta el costarricense, “es que todo el deporte se haga unificado”, es decir, que haya competiciones conjuntas para atletas con y sin discapacidades.

“Me he preparado durante un año para poder aguantar todo el recorrido. Gracias a Dios, aquí estoy cumpliendo con el sueño de llevar la antorcha por todo el recorrido”, cuenta con orgullo Ary, un apasionado del tenis y fanático de Rafa Nadal.

Cada equipo que participa en la carrera hacia el inicio de los Juegos está compuesto por un atleta y diez agentes de policía.

Aparte de correr cada días varios kilómetros, su misión es reunir donativos para ayudar a atletas especiales en todo el mundo.

Randall Umaña, un agente de policía de Costa Rica, acompaña esta semana a Ary en la carrera y destaca que “los atletas especiales son un ejemplo de vida”.

“Nos dan mucha motivación para continuar con el apoyo y el soporte en su aprendizaje en las diferentes expresiones de deportes que ellos tienen”, cuenta.

“Y aprendemos todavía más y dejamos así de lado las limitaciones, porque (éstas) solo están en la mente”, asegura Umaña.

Desde 1981, el movimiento de la carrera de la antorcha ha juntado ya unos estimados 500 millones de dólares para crear conciencia sobre el deporte de los atletas con necesidades especiales.

El grupo que junte más donaciones hasta el final de la semana tendrá el honor de entrar último con la antorcha olímpica al estadio de Schladming, donde el sábado se esperan unas 15.000 personas.

Hasta ahora, el equipo de Ariel Ary -empleado en San José de una conocida empresa multinacional de informática- va primero en esta lista, por lo que aspira a ser finalmente el elegido.

Su padre, Abraham Ary, explica a Efe que el deporte es muy importante para el desarrollo de las personas con síndrome de Down, no solo físico sino también mental.

“Es muy importante para los muchachos con necesidades especiales la disciplina del deporte, oxigena el cerebro, les da fortaleza y los mantiene disciplinados”, dice en declaraciones a Efe en Viena.

“Normalmente nosotros siempre vemos la discapacidad de las personas y no todas sus grandes virtudes”, asegura.

Estos Juegos, destaca Abraham Ary, “explotan estas virtudes de todos los muchachos que están involucrados”.

Los Juegos Especiales de Invierno 2017 comienzan este sábado con la gran ceremonia de apertura y terminarán el 25 de marzo.

En total, se han inscrito unos 2.700 atletas de 107 países, que competirán en nueve disciplinas, entre ellas, el patinaje sobre hielo, el esquí alpino y nórdico o el snowboard.

About the Author