45 minutos le bastaron a Saprissa para gustar, ganar y golear a un Jicaral que se lo «tragó la Cueva».