Agustín Lleida: “En Costa Rica es más fácil robarse un jugador que formarlo”