Cartaginés volvió a sucumbir ante su «bestia negra» en Guápiles a ritmo jamaiquino.