Catar se consagró campeón de la Copa de Asia por primera vez en su historia.