Clarence Seedorf tuvo un triste debut al mando de un Deportivo La Coruña que no levanta cabeza.