• 25/10/2021
  • Last Update 25/10/2021 12:48 am
  • Costa Rica

Competitividad frente al espectáculo.

Competitividad frente al espectáculo.

En los últimos días se ha puesto en la balanza el criterio de la mayoría de los técnicos contra el criterio de un sector de prensa y una mayoritaria opinión de los fanáticos del fútbol.

Según la posición de los estrategas el campeonato actual es uno de los más competitivos de los torneos cortos, y por ello se da el aglutinamiento de nueve equipos que disputan dos espacios para semifinales. La “empatitis” se adueñó del fútbol de Costa Rica, ahí es donde sólo dos equipos, el líder invicto del torneo y el Santos que ya se metió a un paso de la clasificación.

Espectáculo versus competencia, para muchos de estos técnicos es muy bueno y pone gran equilibrio al torneo. Hoy día la gran afición se queda en casa por razones obvias y ante la gran cobertura de los medios televisivos ven fútbol a toda hora. No hay reflexión, o nos están vendiendo humo los técnicos.

Es todo un desparpajo de quienes deberían realizar una autocrítica de lo que realmente está ocurriendo. Nuestro campeonato se está convirtiendo en una liga irregular, y va a costar vender el producto cuando regrese el público a los estadios. El argumento que el torneo es muy competitivo suena más a justificación que otra cosa, en la actualidad al Torneo de Liga lo abraza la mediocridad y el despropósito. Muchos empates a cero, a uno, o victorias pírricas de 1 a 0, con sus consabidas excepciones. Equipos que pasan 45 minutos sin un remate a gol, o un sólo disparo en 90 minutos es decepcionante por las estrategias ultra defensivas.

No importan que haya empates, pero con marcadores de dos goles o más. Hay cifras en algunas jornadas paupérrimas que no llega ni a un gol por juego. Si esto no cambia no habrá “dios” que venda este producto. En gran parte el espectáculo está en el gol, en las idas y vueltas, en la ambición, en el ritmo de juego. De esto tenemos muy poco.

El fútbol es pasión y emoción, pero a muchos les da por andar en sentido contrario.  Algunos técnicos se han vuelto conformistas, poco exigentes y alcahuetes. No podemos generalizar pera hay juegos que son un bochorno desesperante. Hay jugadores que deshonran la camiseta que llevan encima, y quienes confunden el futbol con otro deporte.

Hay unos pocos juegos que han rozado la excelencia, como también otros son un bostezo de 90 minutos.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

administrator

Artículos Relacionados