Desperdicio de recursos.

Qué gran clásico, cuantas emociones. El domingo se reunió toda la pasión y la historia de estos dos equipos, los polos opuestos y la gran rivalidad.

Seis goles, expulsados, cánticos, festejos y tristezas. Más emociones no podían faltar. La liga ganaba bien y Saprissa lo hizo mejor para empatar. Mientras Nicolás Dos Santos se equivocaba en sus movimientos, Vladimir Quesada sumaba aciertos en sus variantes.

La conferencia de prensa fue terrible para los liguistas. Su técnico nunca entonó el mea culpa y se llenó de evasivas e incongruencias. “Siempre andan buscando un culpable para descargar” dijo el uruguayo.

Sí don Nicolás, ya la afición dio su veredicto; culpable. Llamó la atención que no pudo observar, el por qué expulsaron a McDonald y Salvatierra. Sin duda Dos Santos y los errores de algunos jugadores de campo, junto a Patrick Pemberton arruinaron la fiesta manuda.

La Liga tenía un candado, Luis Garrido la pieza de mayor aporte en la contención, con él estaba chocando la salida de Saprissa, un cambio terriblemente malo e inoportuno, la peor decisión. ¿Qué hacen los asistentes Wilmer López y Cristian Oviedo que no advierten el error? ¿Son asistentes decorativos o nada más están para abrazar al técnico cuando hacen un gol?

Roger Rojas “jalaba” marcas en cualquier parte que se moviera, siempre había dos hombres pendientes de él, y Dos Santos sin ningún sentido ni razón lo cambia también. El sostén y equilibrio en un alto porcentaje son los tres hondureños que se preparan para jugar 90 minutos y más.

Sin embargo, su “entrenador” los sacrifica al hacer cambios desafortunados. Enviar al “Cusuco” para ganar tiempo, fue innecesario, no se vale exhibirlo de esa manera.

No sé, sí a Dos Santos lo dejaron por barato o su verbo envolvente. La Liga no está muerta y puede alcanzar la clasificación a la final, pero será a base de lo que puedan resolver los jugadores.

Los rojinegros eran un equipo que llenaba casi todo el ancho de la cancha, y lo desarmó en un dos por tres, “Lo peor del domingo fue el manejo en cuanto a reemplazos y sustituciones”.

Una linda ilusión de los seguidores rojinegros, se convirtió en una pesadilla de un momento a otro. Una gesta morada que llenó de felicidad a sus parciales.

Leonel Jiménez Rojas, periodista

administrator

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.