El Clásico terminó sin goles, pero hubo emoción, paradones y buen arbitraje.