El escudo de algunos técnicos.

Contundencia, un término rebuscado por los entrenadores, especialmente por cuatro de ellos a los que se les escucha con mayor frecuencia, además piden tiempo para encontrar esa fórmula que los lleve a lograr definir las ocasiones de gol, ya casi termina el campeonato y todavía están hablando de la falta de contundencia.

Nos dicen; “Nunca perdimos el manejo del partido, el resultado nos deja muchas cosas positivas, posiblemente hay otras más por mejorar, ojalá en el próximo juego no cometamos tantos errores como los de hoy. Tuvimos situaciones de gol sin olvidar que jugamos contra un rival muy fuerte y con jugadores de gran experiencia.”

Así hablan los técnicos, y siguen. “Sentimos que estamos en una línea de crecimiento, hoy atacamos por dentro y por fuera, me siento tranquilo lo único que le falta al equipo es contundencia. Hubo un equipo que vino a defenderse, nosotros buscamos la anotación por todo lado, pero no encontramos el gol un déficit que estamos teniendo en los juegos. Aun así, me voy tranquilo el equipo hizo todo para ganar, pero el balón no quiso entrar. Los goles que recibimos fueron de táctica fija, con balón parado. Eso te molesta que te lleguen poco y te marquen un gol. Merecíamos los 3 puntos lamentablemente la falta de contundencia no nos permitió ganar. Generamos muchas opciones, merecíamos el triunfo, aunque el fútbol no es de merecimientos, esto es de hacer goles.”

Y ahí sigue la perorata en las cansinas conferencias de prensa, donde no se vale repreguntar y siempre se quedarán con la respuesta del técnico.

Esta cantinela se está convirtiendo en un escudo y un argumento que justifica la falta de trabajo en la cancha de preparación.

Y agregan, “tenemos que salir a jugar, tratar de obtener los tres puntos, seguir trabajando como equipo y esto no es excusa, tenemos que entendernos cada vez mejor. Hubo cosas extradeportivas, pero sobre todo la falta de contundencia no fuimos efectivos a la hora de definir, generamos más oportunidades de gol que el rival. Ellos se tiraron al suelo de manera premeditada, perdieron tiempo y el árbitro fue muy permisivo.”

Señores, trabajo, trabajo y más trabajo. De otra manera la palabreja “contundencia” quedará como una repetición molesta e inoportuna que no deja ver la realidad.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

administrator

Artículos Relacionados