El idioma de los técnicos.

Las declaraciones de Nicolás Dos Santos en conferencia de prensa, han caído peor que un baño de agua fría, al manifestar: “Cuando nosotros tengamos 3 o 4 años de trabajo, vamos a poder jugar con el sistema, hacer combinaciones y cambiar jugadores al minuto, nosotros estamos consolidándonos todavía para poder tener más alternancia con los cambios y otras variantes”.

Cuesta dar crédito a estas manifestaciones de no ser que el suramericano nos resulte un entrenador “vende humo”.

Hace muchos años nos vendían espejitos y comíamos cuento, especialmente provenían cercanos al Río la Plata. Los farsantes de la época desfilaron en la mayoría de los equipos, muchos de ellos engañaron a una inocente e imberbe dirigencia, aparte de la incipiente comunicación que teníamos con el mundo.

Hoy día el aficionado sabe discernir entre la realidad y los trucos verbales. Alajuelense tiene un equipo, para pelear cualquier cosa en el torneo. La gerencia deportiva y la junta directiva deben sentar al señor Dos Santos y hacerle ver que él tiene un producto que no debe esperar cuatro años para verlo funcionar. Que además la dirigencia le ha puesto un material que no han tenido otros técnicos y que todo ese esfuerzo no debe tirarse por la borda, ya que eso se siente desde las gradas con una afición ilusionada.

Otro que la botó fue José Giacone, luego de la derrota con Saprissa cuando dijo: “Al ser campeón ahora te ven de otra manera, ahora los equipos se preparan para enfrentarnos”.

No creo que los morados se hayan preparado diferente porque viajaban a Pérez Zeledón. Enfrentar al equipo generaleño es más que complicado siendo o no campeones. En la actualidad Pérez Zeledón está muy bien dirigido y Saprissa tuvo que sacar todos sus recursos y hasta contar con la diosa fortuna.

Tranquilo don José, no requiere justificar nada, siga trabajando tan bien como lo sabe hacer.

Uno que sí habló claro, fue Erick Rodríguez, técnico liberiano: “Liberia ascendió en lo deportivo, pero en lo administrativo se mantuvo en segunda división, desde que subió a primera ya en el primer mes había atrasos salariales, durante los tres torneos estuvimos peleando el descenso, nunca hubo estabilidad”. Muy cierto don Erick, fue una suma de yerros que hoy los devuelve al purgatorio.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

administrator

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.