El regreso de Pemberton.

Cuestionado por propios y extraños, el guardameta de la Liga Deportiva Alajuelense está de vuelta y ha sido pieza angular en las victorias ante los florenses.

El último triunfo, aparte del esfuerzo integral del equipo y la mano de Luis Diego Arnáez, es indudable que la culpa la tuvo Patrick con sus extraordinarias intervenciones; ha sido el protagonista principal del duelo.

Herediano y Alajuelense disputaron un juego eléctrico, trepidante, lleno de emociones y con cinco anotaciones. Una de las principales preocupaciones de los rojinegros ha sido su departamento de guardametas. Desde la lesión de Pemberton, su relevo Adolfo Pineda no lo venía haciendo mal, pero la experiencia y la necesidad de tener en la cacha al titular de tantos años por el tema de selección nacional, aligeraron su retorno haciéndolo pasar muy malos ratos, creando desconfianza y escepticismo.

Sin embargo, el domingo fue milagroso, escondido en el marco hizo imponente su figura. Los manudos afrontan con optimismo el tramo clave de la Cuadrangular luego de arrebatarle seis puntos a los rojiamarillos en tan solo cuatro días. Este crecimiento del guardameta manudo y figura clave en la victoria debe dar tranquilidad a la escogencia de “Machillo”, que además cuenta con el gran portero florense Leonel Moreira quien se ha ganado esa escogencia con creces.

El tema de los guardametas es simplemente complicado. Pasar de héroes a villanos o viceversa es un sólo un momento. Keylor Navas no termina de convencer a unos pocos trasnochados periodistas y al propio “presi”, como le llama Keylor a Florentino Pérez. Todavía la semana pasada le ponían como prueba final para continuar en el Real Madrid sacar adelante el Súper Clásico y la final de la Champion League. Ya sacó la tarea ante Barcelona y ahora a esperar el 26 de mayo en Kiev.

Para el rojinegro, también vienen dos pruebas muy fuertes, enfrentar al Santos que le ganó sus últimos dos juegos y Saprissa que le empató un juego que ganaban cómodamente 3 x 0.

En el Rosabal Cordero Patrick se reivindicó, y de qué manera. Un auténtico muro para mantener a flote a los manudos. Fue notorio al final como había recuperado la autoestima recibiendo cachetadas de un compañero y retomando el camino que han echado de menos los parciales manudos.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

administrator

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.