Escándalo en la final entre Chelsea y Manchester City: el arquero Kepa se le rebeló al técnico Sarri y no aceptó ser reemplazado.

El domingo se vivió una situación absolutamente inusual en el fútbol durante el transcurso de la final de la Copa inglesa entre el Manchester City y el Chelsea.

En la recta final del segundo tiempo de los tiempos extra, el portero español del equipo londinense Kepa Arrizabalaga, tuvo que recibir asistencia médica.

El técnico, Murizio Sarri, al ver esto, decidió que Willy Caballero entrara al campo para evitar cualquier problema en la tanda de penales y asegurarse jugar con un portero al 100%.

Sin embargo, Kepa se negó al ser sustituido por considerar que se encontraba en perfectas condiciones para seguir en el partido y ser el portero del equipo ‘blue’ en la tanda de penales.

Esto desembocó en un enfado tremendo del entrenador italiano, el cual estalló golpeando su propio asiento en el banquillo y marchándose a vestuarios, aunque regresó a los pocos segundos.

Más tarde, en la tanda de penales, el City se impuso por 4-3 después de que Kepa hiciera una gran parada a Sané y también estuviera poco acertado en el lanzamiento del “Kun” Agüero, el cual se le coló entre las manos.

En conferencia de prensa, Sarri explicó lo sucedido y respaldó a su dirigido: “Fue un malentendido… Kepa tenía razón, pero se comportó de manera incorrecta”.



administrator

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.