FIFA comienza a repartir USD209 millones para los clubes que aportaron jugadores al Mundial de Rusia.