Francia frenó a la noble Bélgica y clasifica a la final de la Copa del Mundo.