Frente a frente, natural o sintética.

La contundente victoria de Saprissa el domingo en el “Coyella” Fonseca ante el Guadalupe FC, dejó de lado las reiteradas quejas que han presentado los morados por jugar en gramilla sintética.

Las canchas de este material han sido señaladas como culpables de muchas cosas. Los repetidos reclamos de algunos equipos han sido muy variados. “Que por bajo el balón corre más rápido, que producen lesiones y quemaduras en la piel. Que afecta las rodillas porque es como jugar en pavimento. Las barridas producen raspaduras y escoriaciones dolorosas”.

Claro, quienes las defienden tienen argumentos de sobra. “El mal tiempo no impide su utilización, se puede jugar a cualquier hora sin importar condiciones climáticas, el mantenimiento es mínimo, sin gasto de químicos y otros tratamientos, basta un rodillo cada cuatro meses y la aplicación de un granulado para que se asemeje a un campo natural. Se dice que se nota más la técnica del jugador y que en estos escenarios se reducen las lesiones de rodilla y tobillo que si son frecuentes en grama natural. Las lesiones de menisco y ligamento por girar el cuerpo cuando el zapato se queda atorado no existen. El balón siempre corre no importa cuánto llueva, y utilizando los zapatos adecuados no hay forma que los jugadores resbalen”.

Es evidente que las opiniones están muy divididas, don Jorge Luis Pinto dijo en una ocasión. “Es el adefesio más grande que le pueden hacer al fútbol. Si es por historia, la madre del fútbol Inglaterra tiene todas sus canchas de césped natural. Lo sintético no es más que un “esnobismo” quienes no conocen de canchas no pueden hablar de eso, siento pena realmente”.

Algunas gramillas como la del “Cuty” Monge ya han llegado a su final, como ocurrió con otras que ya fueron cambiadas. El sobreuso y extralimitarse en el tiempo establecido para su práctica lógicamente produce caídas más dolorosas, quemaduras en las plantas de los pies, de ahí la recomendación de no jugar en altas temperaturas.

Los morados el domingo rompieron el mito o tabú de no ganar por culpa de ese césped artificial venciendo sin apelaciones 0 por 3 a Guadalupe F.C.

Se acabó la “cantinela” morada que en ese tipo de terrenos no podían desarrollar su fútbol. Sintética Vs natural. ¿Usted, que opina?

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

administrator

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.