Golden State se niega a morir y forzó la serie de la final de la NBA a un sexto partido.