Hernán Medford: «No soy Miss Costa Rica para venir sonriendo, ni Miss Simpatía tampoco, soy un entrenador de fútbol».