• 21/10/2021
  • Last Update 20/10/2021 7:51 pm
  • Costa Rica

Hondureños cambian rostro manudo.

Es evidente que la legión hondureña aporta a los rojinegros credibilidad, goles, profesionalismo y estabilidad.

Luis Garrido, recuperador, fuerte, varonil, va a todas a pesar de haber sufrido una terrible lesión que lo apartó de las eliminatorias en noviembre de 2015. Un aparatoso encontronazo en un juego Honduras y México. Su rodilla derecha quedó inservible al lesionarse los ligamentos laterales, los ligamentos cruzados y el ligamento medial, fue tan violento y doloroso que en su momento se creyó que su carrera profesional había terminado. Situación muy lejana de la realidad. Él sigue vigente, con gran capacidad y alta dosis de testosterona.

Alex López, futbol vertical, creativo, conectado a sus volantes y delanteros. También tiene gol. Sin duda quien más ha repercutido y recibe de domingo a domingo un baño de cariño es Roger Rojas, el “RO-RO”. Goleador, oportunista, improvisador, sabe dónde hay aroma de gol. Es rápido, técnico, incansable.

Hoy día en Honduras se le da seguimiento total al Torneo nuestro, no sólo por López, Garrido y Rojas, sino también por el morado Jerry Bengtson. Por televisión, radio, prensa escrita y redes sociales están informados, hasta banderas hondureñas se ven en los estadios.

Aportar, sumar y ganar crédito es la misión “catracha”. A cada uno, en cada juego se le hace un examen, no sólo por ser extranjeros, sino porque deben marcar diferencia.

En Alajuelense, su dirigencia y su gran afición están presionados por querer ser campeones. Han sido ocho campeonatos de sequía y tropezones.  La “mala suerte” con Benito Floro y el uruguayo Rubén Israel, aparte de un paquete de incompetentes contrataciones dieron al traste con el intento de llegar a la cuadrangular en los últimos dos campeonatos.

Había sido una política de yerros y decepciones, una racha negativa que se prolongó mucho más de lo normal en un equipo de tanta historia.  Quien haya sido el que recomendó a los hondureños, se dice que el colombino Jorge Luis Pinto, acertó.

Lo importante aquí, es que la dirigencia se metió la mano al bolsillo, tuvo la visión de negociarlos y ahora prolongar sus contratos hasta el 2019. Los manudos sorprenden en este torneo por su presencia masiva tanto en casa como de visita, convencidos que ahora, si puede ser.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

administrator

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.