Japón renuncia a ser sede del Mundial de Clubes por la pandemia.

Apenas unos días después de concluir los Juegos Olímpicos y Paralímpicos en Tokio, la Asociación de Futbol de Japón (JFA) renunció a acoger el Mundial de Clubes 2021 debido a la crisis sanitaria que enfrenta el país por el COVID-19.

“Hemos tenido que tomar la decisión de no albergar el Mundial de Clubes”, dijo en una conferencia de prensa Kiyotaka Suhara, secretaria general de la JFA, y argumentó que también tienen dificultades económicas por la pandemia.

Suhara destacó la dificultad de establecer medidas sanitarias, como una prueba de vacunación contra la COVID-19 o tests negativos, debido a la falta de tiempo hasta el comienzo del torneo.

La competición volvería a territorio japonés después de cuatro ediciones que se repartieron entre Emiratos Árabes Unidos (2017-2018) y Catar (2019-2020). La JFA planeaba ser anfitrión como parte de las celebraciones de su centenario.

La FIFA buscará ahora una nueva sede para el torneo, el cual reúne a seis confederaciones. El certamen estaba previsto a realizarse entre el 9 y 19 de diciembre próximo y, según su proyecto, iba a estrenar un nuevo formato de 24 equipos, cuya puesta en práctica fue atrasada por el coronavirus.

Hasta el momento, no se han dado a conocer posibles sedes o ciudades que pedirían albergar el certamen. La agencia estatal Kyodo indicó que incluso el torneo podría aplazarse para el año 2022.

La edición 2020 del Mundial de Clubes, que se disputó en febrero de 2021 en Catar, la ganó el conjunto alemán Bayern Múnich luego de vencer 1-0 a Tigres.

Japón afronta una quinta ola del virus y el mes pasado extendió sus restricciones hasta el 12 de setiembre para cubrir al 80 por ciento de su población.

Sin embargo, el número de casos graves y la tensión en el sistema médico no han disminuido lo suficiente en Tokio y las áreas circundantes para permitir el levantamiento de las restricciones. Ante esta situación, el gobierno local decidió ayer prologar las medidas hasta el 30 de setiembre.

Al anunciar la extensión, ratificada con anterioridad por un panel asesor, el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga dijo ayer que es necesaria para apuntalar un sistema médico que sigue afectado por los casos graves pese a la disminución de las nuevas infecciones y el incremento de la vacunación.

“La inoculación de todos los que deseen inyectarse se completará en octubre o noviembre”, dijo Suga a periodistas. “Y a partir de entonces, podremos aliviar las restricciones mediante el uso de pruebas de vacunación o resultados de tests”.

Los frenos de emergencia de Japón se han centrado en pedir a los restaurantes que cierren temprano y se abstengan de servir alcohol. Asimismo, se instó a las personas a trabajar desde casa tanto como sea posible y a no viajar.

En medio de un incremento de casos de coronavirus, la capital japonesa albergó del 23 de julio al 8 de agosto los Juegos Olímpicos y del 24 de agosto al 5 de setiembre fue sede de los Paralímpicos.

administrator

Artículos Relacionados