• 18/08/2022
  • Costa Rica

Jugadores sin tolerancia.

Jugadores sin tolerancia.

Un jugador de Liga Deportiva Alajuelense se vio inmerso en la polémica la semana pasada, el Comité Disciplinario le aplicó una sanción de tres partidos de castigo por insultar a los fanáticos del Santos y realizar gestos obscenos en su contra.

Responder esos ataques que vienen de las gradas a sabiendas de las consecuencias, son actos irresponsables desde cualquier ángulo que se le vea. Por lo que vimos, el aficionado del Santos fue más duro y radical con Aarón Suárez, sin embargo, él supo mantener la ecuanimidad y mesura.

Esta reacción ligera y desaprobable de Johan Venegas lo deja fuera tres juegos que incluye la final de la segunda fase entre la Liga y Saprissa. Su elevado salario y el desacato al reglamento del jugador, aparte de la sanción económica del Tribunal Disciplinario le acarrean serias consecuencias al jugador y al club.

El futbolista, así como el árbitro no debe sentir el orgullo dañado, aunque nunca estaremos de acuerdo que un grupo de gamberros y desadaptados sociales lleguen al insulto y al vejamen cobijados por el entorno que los arropa en el estadio.

Pese a que el gesto obsceno no fue advertido en el informe arbitral, tenemos un tribunal de sanciones que pocas veces actúa tan vertiginosamente como en este caso.

La agresión verbal, física y hasta psicológica tiene que ser detenida de otra forma, esa pandilla de antisociales, atentan contra el espíritu fundamental del espectáculo, que además se han encargado de alejar la asistencia de las familias a los graderíos. Todo tipo de gesto o insulto que vaya en detrimento de la integridad personal debe ser rechazado y sancionado. La dirigencia de club y la Unafut tienen que cambiar esa actitud de displicencia y hasta silencio de actos que degradan el entretenimiento del fútbol.

Esta clase de “público” nocivo deben afrontar consecuencias ejemplares y hasta vedar el acceso al estadio, aunque dichosamente las grandes mayorías que van al futbol lo hacen con decoro y respeto.

La grosería de algunos fanáticos, parece no tener límites. Los jugadores deben actuar con ecuanimidad e inteligencia, no se olviden que entre los 23 actores hay uno que recibe la mayor cantidad insultos en cada juego; el árbitro. Y que además hay 20 cámaras en cada partido.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Related Articles