La final está lista, ojalá que lo demás también.

El Torneo Apertura 2020 está llegando a su fin.

Como es sabido, la pandemia ha obligado a la dirigencia, cuerpos técnicos y a los mismos jugadores a adaptarse a las circunstancias.

Planificar consiste en la creación de estrategias para cumplir los objetivos durante una temporada, pero, durante este año, ese concepto se ha transformado, porque los clubes han tenido que actuar y decidir conforme van sucediendo las cosas. Eso tiene mérito.

Ya está lista la final de la segunda fase. Alajuelense y Herediano se medirán nuevamente en la lucha por el título.

Como curiosidad, los tres equipos del Grupo A que disputaron algo en el certamen, eliminaron a los los Grupo B, cuyo sector para algunos era el más díficil y competitivo del certamen.

Alajuelense llega por tercera ocasión consecutiva a esta instancia en el últimos 18 meses, mientras que los rojiamarillos, en el mismo periodo, llegan por segunda vez: Apertura 2019 y Apertura 2020.

En el presente certamen, manudos y florenses se enfrentaron en dos ocasiones, con saldo de victoria en ambos partidos para los dirigidos por Carevic, pero no se puede obviar que en el Apertura 2019, el “Team” ganó la final de segunda fase y la gran final al conjunto erizo, coronándose como campeón.

Esos antecedentes futbolísticos y extrafutbolísticos ponen en escena una final de pronóstico reservado. Alajuelense ha llegado a esta instancia como consecuencia de su consistencia en el campeonato y los florenses han cerrado fuerte, eliminando a uno de los favoritos y con la mística que los caracteriza.

Los técnicos tienen el boceto de lo que quieren para esta final, su principal reto será convencer a los jugadores de que hagan lo que tienen en tu cabeza y tocar la tecla adecuada en cada uno de ellos y en cada movimiento durante los partidos.

¿Qué se impondrá en esta final de segunda fase? ¿Será la estrategia? ¿Será el aspecto físico? ¿Será la profundidad de las planillas? ¿Será la juventud? ¿Será la experiencia? No lo sabemos. Lo que no queremos es que el arbitraje sea un factor y que incida en esta serie. Ya este tema está dejando de ser un problema para convertirse en una vergüenza y las autoridades de la Fedefutbol debe tomar acciones concretas y la Unafut, exigirlas.

El silencio de ambos, asusta.

administrator

Artículos Relacionados