La mano de Dios, la sabiduría de los médicos y la ayuda de muchas personas y empresas han hecho que Erick Marín supere por tercera vez el cáncer.