Liverpool venció al Chelsea en los penales y es campeón de la Supercopa de Europa.