• 01/12/2021
  • Last Update 01/12/2021 12:45 am
  • Costa Rica

Menos justificaciones y mentiras.

Menos justificaciones y mentiras.

Siempre hemos escuchado la frase; “Los clásicos no se juegan, se ganan”. Claro, también se empatan porque es un resultado del fútbol.

Hay empates que llenan la retina de los aficionados, por la intensa rivalidad que se asigna en cada juego de esta trascendencia, la euforia que se genera previo a un Clásico, toda esa rivalidad que se palpa y traspasa hasta los medios de comunicación. Le llaman “Superclásico” el único.

El Clásico tiene dos alternativas, ganar o ganar y punto. Los fanáticos saben que no es lo mismo gritarle gol a otro equipo que al enemigo de siempre, por eso a nadie le gusta perder el Clásico. Hay que ganarlo con todo; eficiencia, jugar el partido mirando la tabla de clasificación, ver caído a ese contrario que no perdona.

En estos juegos no hay subterfugios, menos si las triquiñuelas vienen de los técnicos.

Lo del sábado es una pena para el fútbol, causa náuseas escuchar las  justificaciones con un rendimiento tan paupérrimo. Dichosamente no hubo público pagando, porque de otra manera hubiera sido una estafa a la bolsa de sus parciales.

Los clásicos se juegan con intensidad, con alternativas y variables, no con felicitaciones baladíes a sus jugadores luego de deshonrar el “espectáculo”. No se vale que solo se llegue premeditadamente a defenderse y jugar solo a no perder, sin pensar en lo que representa este juego.

Por favor no engañen con sus diatribas, el fanático no traga cuento y saben que no fue bien jugado.  No hay público, pero siguen recibiendo salarios y primas. Irrespetaron el fútbol, y los colores que defienden.

¿Cuántos de ustedes que jugaron el Clásico merecen estar en la selección? Sobran dedos de la mano.

Este juego es parte de ese reflejo pobre y sin ambición de la Tricolor. ¿Dónde está la garra y la entrega por la divisa que defienden? ¿Cómo pretenden estar en una copa del mundo o aspirar a otras zonas futbolísticas de mayor nive?

Bien por el Club Sport Herediano, un líder que golpea en el momento que necesita para consolidar posición. Bien por los rojiamarillos que no se muestran con “estrellitis” o con veleidad.

Para equipos como Saprissa y la Liga no es suficiente estar en el pelotón de arriba, ellos están obligados a pelear por el primer lugar como lo hace el “Team”.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

administrator

Artículos Relacionados