• 26/11/2021
  • Last Update 26/11/2021 11:38 am
  • Costa Rica

Ni menosprecio, ni sobrestima.

Ni menosprecio, ni sobrestima.

Como ya es normal en “tiquicia” le buscamos pelillos a la sopa. Debemos estar satisfechos que dos equipos nacionales vayan a disputar el título de la Liga de Concacaf.

Algunos que no son pocos, dicen que este torneo está disminuido, que es un premio de consolación, una repela de promoción.

¿Qué si a uno le tocaron rivales más fáciles que al otro? De todo hemos tenido que escuchar.

El Superclásico costarricense en está ocasión está amplificado por la competición de un premio internacional. Debe haber un reconocimiento a los dos equipos que ponen a Costa Rica en el mapa del área con trascendencia centroamericana y del Caribe.

Será una confrontación entre los últimos dos campeones del torneo de liga costarricense. No es la primera vez en la historia que dos clubes ticos se cruzan, como ocurrió en el 2004 en la final de Copa de Campeones de Concacaf con victoria rojinegra 5 por 1 en el global, que no tuvo piedad con su rival.

Muchos morados aún no olvidan esa goleada, quieren ajustar cuentas y sacarse la espina el próximo 3 de febrero en el Morera Soto. Será una final electrizante por la rivalidad que encierran estos tradicionales oponentes.

Es un privilegio para todos poder disfrutar este juego, aunque no sea de manera presencial.

Un Clásico es un partido emocionante, pero un Clásico con final es algo que a todos los jugadores les encanta. Levantar el ansiado trofeo y recibir $200 mil, $75 mil por llegar a la final, más $125 mil al ganador del título.

Siempre es una ilusión los choques Alajuelense y Saprissa, en esta oportunidad quieren darse un festín previo a lo que será el Clásico Nacional del campeonato sólo cuatro días después.

Estos juegos  podrían dejar algunas consecuencias porque la pérdida en estos partidos abre muchas heridas. Aunque esta Liga de Concacaf es un torneo previo a la Liga de Campeones (Concachampions), la tensión crecerá día a día, ya que tendrá encima los ojos de los fanáticos quienes anhelan “tocar el cielo” en una final que tiene como actores a los equipos que suman la mayor cantidad de títulos en Costa Rica.

El hecho que Alajuelense juegue como local esta final no le asegura nada, menos si tomamos en cuenta los antecedentes de los últimos  partidos donde la Liga ha ganado en la “Cueva” y Saprissa en el Morera Soto.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

administrator

Artículos Relacionados