Niños tailandeses rescatados de una cueva jugaron en el Monumental de Buenos Aires.