• 17/10/2021
  • Last Update 17/10/2021 3:31 pm
  • Costa Rica

No olvidemos que en nuestro, y del mundo.

Por enésima vez nos referimos a Keylor Navas, y lo haremos cuantas veces sean necesarias.

Hubo un amplio sector de fanáticos y algunos medios de comunicación que fueron muy duros en la crítica y el señalamiento fácil, cada vez que el guardameta no asistía para un juego amistoso o algún torneo fuera de fecha FIFA.

Se dieron calificativos como; antipatriota, malagradecido, soberbio, y no sé cuántos más.

No fue fácil explicarle al público sobre la necesidad y complicación que paralelamente se movían para él en el Real Madrid y en el París Saint Germain. No sólo para estos competitivos clubes, sino, para sus intereses personales como deportista profesional, cuidando responsablemente el cargo de titular y por supuesto su propio peculio.

No es fácil compaginar estas cosas, llámese permiso de los clubes y prioridades del momento.

Este tema lo tratamos porque es un mensaje para todos nosotros sobre la ecuanimidad que debemos guardar en temas que salpican nuestro propio egocentrismo. Al margen de las “tapadas” milagrosas, salvadoras y únicas de Keylor, estas representan un alto grado de confianza, motivación y seguridad.

De Keylor nos mal acostumbramos a leer, ver y escuchar los más laureados comentarios y reconocimientos de la prensa internacional. Ese hábito con exceso de rutina nos ha llevado algunas veces a no darle el lugar y la vitrina que se ha ganado con creces.

Keylor Navas, no sólo es nuestro principal referente, sino el costarricense con la mayor exposición en el planeta. A él le señalamos en algún momento su frialdad con la prensa local y el contacto con sus fans al salir por algunas puertas especiales y así evitar el contacto con la gente.

Hemos encontrado un cambio muy positivo en él, ahora sale por el lado normal donde todos abandonamos la terminal aérea. Su atención a los medios y la relación con los fanáticos trasciende las fronteras y en Honduras ha sido objeto de los más admirables comentarios por sus gestos con el público.

En un diario hondureño leímos que el guardameta tico se robó las miradas por la hermosa actitud de compartir con los “catrachos” y sobre todo un joven admirador de Navas que viajó más de siete horas para conocerlo.

Gracias Keylor, por cuidar el marco de la sele, y llevar el mensaje del ser tico.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

administrator

Artículos Relacionados