• 07/08/2022
  • Last Update 07/08/2022 12:43 am
  • Costa Rica

No pasemos por alto la pena y el disgusto.

No pasemos por alto la pena y el disgusto.

2

El tema de la gran final entre Alajuelense y Cartaginés, ha desviado la atención de la vergüenza y el sinsabor de nuestra selección Sub 20. Después de la satisfacción que nos dio la selección mayor clasificando al tercer mundial consecutivo, pocos días después volvimos a la realidad de lo frágil y vulnerable de nuestras selecciones menores.

Quedamos fuera de la Copa del Mundo de Indonesia y una vez más de los Juegos Olímpicos, de manera inoperante.

¿Qué sucedió con la era de Hermes Navarro?, en la que íbamos a casi todos los mundiales menores, o en la administración de Jorge Vergara en Saprissa, próspera y formativa con gran cantidad de jugadores exportados a Europa, (caso contrario a lo actual, en donde el mercado de nuestros jugadores son ligas de pipiripao), o las promesas del CAR, jovencitos que lo tienen todo y más como nunca en el país.

¿Se están preparando realmente los jóvenes de nuestro fútbol o hay demasiado chineo e improvisación? ¿Quiénes valoran a los técnicos de base, o se contratan sólo porque son baratos o están en una argolla?

Hasta dónde llega la desesperación de los equipos grandes por conseguir un campeonato y se olvidan de consolidar promesas que realmente tengan sangre ganadora. O lo fácil y cómodo, es contratar jugadores viejos y algunos extranjeros con resultados paupérrimos. Culpables sobran, Cuerpo técnico, Fedefutbol, clubes y jugadores, todos tienen su cuota de responsabilidad.

Pero ¿Quién mete el bisturí? Nadie; lo importante era clasificar al mundial y lo demás que se lo lleve el diablo.

La solución no está lejana, pero no hay voluntad. Dónde quedaron los scouts de las selecciones regionales, por qué no echar un vistazo a lo que hizo el Saprissa de Jorge Vergara, o los torneos internacionales con la presencia de equipos sudamericanos, europeos y asiáticos como se hizo en su momento. Giras fuera del país a diferentes torneos en Estados Unidos, equipos mexicanos, o las invitaciones a los torneos en Toulon, Francia.

Se debe acercar al fútbol a las personas que tuvieron éxito con esos jóvenes de la época. Lleida debería llamar al Pachuca y otros equipos para foguear a las divisiones menores del CAR. Urge revisar quienes van a hacerse cargo de las selecciones menores y dejarse de contubernios con dirigentes de un club, o si vamos a seguir acumulando fracasos que nos tienen en el mapa del ridículo.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Related Articles