Nuevo reglamento de FIFA faculta a que los partidos interrumpidos por racismo se declararán como perdidos.