¿”Paté” Centeno al Saprissa?

“Estoy listo y preparado para dirigir a Saprissa, ya he comido mucho zacate”. Estas palabras pronunciadas por el ex número 10 morado, más algunos titubeos futbolísticos de Saprissa, ha permitido que un sector de fanáticos pida la cabeza de Vladimir Quesada coreando el nombre del “Paté” Centeno desde las gradas.

Al actual timonel le acusan de tomar decisiones equivocadas y planteamientos erróneos, a pesar de contar con una planilla amplia y calificada. La derrota y el papelón que hizo el equipo morado frente al América mexicano tiene indispuesta a la gran afición saprisista. Consideran que es tiempo que tenga un equipo titular y no el manoseo reiterado de futbolistas.

La historia del jugador mayormente referente del club morado en las últimas dos décadas, su ídolo Walter Centeno, ha puesto a jugar al equipo griego de manera ofensiva, desbordado al ataque y con fútbol agradable a la retina, y aunque los resultados sean con altibajos, esto ha propiciado que muchos provoquen a la dirigencia para que piensen en su recordado “crack”.

Los responsables del club consideran que no es el momento, ni la situación es tan dramática como algunos la quieren pintar. El Deportivo Saprissa debe jugar mañana un partido de reposición contra Guadalupe, si alcanza el triunfo llegará al primer lugar de la clasificación. Lo que podría aplacar un tanto los ánimos indispuestos de sus fanáticos.

¿Cuál es la valoración y el reclamo que hacen sus parciales? Que Saprissa no juega bien ni da espectáculo. Hay otros que no les importa mientras el equipo esté en lo mas alto de los números.

La situación con la tribuna, que merme o recrudezca va a depender de los resultados, único aval que tienen los técnicos en un equipo como el Deportivo Saprissa. Cada vez que pierda o el equipo juegue mal en casa esos reproches se harán sentir y el nombre del “Paté” sonará de nuevo.

Hay diferentes maneras de ver el fútbol y todas son válidas, existen los que sienten pasión y apoyan ciegamente, los llaman fieles y hasta ciegos. Otros están emocionalmente involucrados con su equipo, pero son exigentes y valoran lo estratégico, lo táctico y hasta las habilidades individuales.

Por ahora el cuerpo técnico del equipo de Tibás no le queda más que actuar con mucha sensatez.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

administrator

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.