Robert Kraft, dueño de los Patriotas, es acusado de contratar servicios de prostitución.