Según estudio, la Champions League es cada vez más desequilibrada y previsible.