• 25/10/2021
  • Last Update 25/10/2021 12:48 am
  • Costa Rica

Sin fantasmas y con la 30 en sus manos.

Sin fantasmas y con la 30 en sus manos.

Terminó la larga espera, Liga Deportiva Alajuelense es campeón nacional.

En una noche muy emotiva y llena de fútbol, logró festejar un título que se negó muchas veces. Hoy la 30 está en manos rojinegras, sin apelaciones fue el mejor en puntos y en rendimiento.

Pocos dudaban que los manudos en este torneo iban a quemar la racha negativa y que al fin tendría el esperado galardón de Costa Rica. Aun así, había gran expectativa creada por los rivales.

Fue gigantesca la ansiedad de los liguistas, especialmente en el segundo tiempo cuando el Herediano de Jafet Soto puso toda su sapiencia y recursos que tenía en el banquillo. Claro, la Liga mostró una vez más ser un equipo compacto que también luchó con todas sus armas.

Ya no habría más maldición ni fantasmas, sólo fiesta y celebración, a los rivales no les quedó más que hacer guardia de honor a los nuevos campeones.

La alegría contenida de tantos años, hizo que los hijos de Morera Soto festejaran desde antes de comenzar el juego con desfile de vehículos y saludo con banderas, pero lo que ocurrió después de las 10 de la noche se salió de control convirtiéndose en una alocada celebración y un foco muy peligroso de quienes se olvidaron de la pandemia e hicieron caso omiso a la solicitud de las autoridades de salud y de tránsito.

En el estadio hubo muchas emociones encontradas, muchas lágrimas de jugadores, técnicos, dirigentes y sin duda que en otras partes también.

No se podía contener más la emoción de haber alcanzado algo tan añorado por todos. Fue una noche dura, Herediano trató de llevar zozobra buscando un gol que los metiera en la pelea, pero este no llegó. La inclaudicable labor de la dirigencia rojinegra, aguantando las críticas y presiones de los fanáticos para quitar a su técnico. Su gerente Agustín Lleida debió pelear dentro y fuera, de ahí el orgullo de la conquista de tan importante título.

Andrés Carevic ha sido un técnico afable con los medios, sin salirse de la línea de respeto, pero de igual manera exigente con sus jugadores, ahora con el título sellado y la presión totalmente aliviada, hay motivos suficientes para creer que la Liga seguirá por el camino del éxito.

Ha sido una temporada memorable para los liguistas y como dijo Alex López: Agárrense porque viene una Liga muy fuerte.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

administrator

Artículos Relacionados