Sin novedades en el funcionamiento y sin gol, Costa Rica empató ante Bosnia – Herzegovina.

La Selección de Costa Rica sumó un partido más sin ganar tras el empate de 0 x 0 ante Bosnia – Herzegovina en el estadio Bilino Polje, de Zenica.

El conjunto europeo presentó un equipo alternativo, dado que el próximo miércoles disputará un partido eliminatorio ante Francia.

Durante el primer tiempo, el juego de la Tricolor fue lento, pausado, esperando al rival y dando énfasis a la seguridad defensiva.

En términos generales, Bosnia ofreció poco en ofensiva, de ahí que el trabajo de zaga costarricense y el de Leonel Moreira fue tranquilo. La ausencia de figuras como Edin Dzeko o Miralem Pjanić, le quitó peso al ataque de los locales.

La Tricolor volvió a tener problemas del mediocampo hacia adelante, ya que sus transiciones fueron muy lentas y por ende predecibles.

En el primer tiempo, un remate lejano y desviado de Felicio Brown, fue lo máximo que ofreció Costa rica en ofensiva.

Para el complemento, la disposición de los jugadores ticos fue diferente y se mejoró en posesión de balón y llegadas, pero sin punch.

Bryan Ruiz lo intentó de cabeza, luego Joel Campbell y Barlon Sequeira sacaron disparos peligrosos que pusieron a prueba a la zaga bosnia y al portero Vasilj Nikola.

Al final la selección no encontró la llave para el gol, pese al esfuerzo de Joel Campbell, punto alto de Costa Rica, y de Felicio Brown.

La Sele no gana desde noviembre de 2019 y sería bueno que en estos fogueos no se ensaye sólo el bloque ni el esperar a ver qué presenta el rival, sino también asumir la responsabilidad en el juego, la posesión del balón, las transiciones rápidas y se trabajen más y mejor las jugadas de táctica fija.

El próximo 30 de marzo, Costa Rica jugará ante México en Austria para cerrar esta gira europea en el marco de las fechas FIFA de marzo.

administrator

Artículos Relacionados