Un apellido, dos grandes talentos.

Llegó la final y con el resultado la expectativa creció y la especulación también. Hacemos un aparte con dos figuras notables. Durante algún tiempo venimos dándole seguimiento a los Torres, Mariano y Gerson.

El morado, hasta hoy sigue siendo la mejor figura del Saprissa y el mejor extranjero de nuestro futbol. Lo admirable del volante morado es que puede cambiar el juego en una sola acción, o varias si se le presentan.

No es necesaria una gran producción de fútbol del equipo cuando aparece la capacidad individual del argentino. Él deja huella en casi todos los juegos y el domingo no fue la excepción con dos impecables asistencias. Es un jugador muy posicional que no anda corriendo detrás del balón, sino, siempre en busca de un espacio libre. No tiene gran velocidad, pero mentalmente anda años luz. Su juego de primera intención y su visión panorámica le permiten un aporte de alta producción.

Lo hemos visto sentado en el terreno en una postal repetida, él sabe cuidarse y lejos de ser un número más, pide cambio, ya que exceder su presencia lo podría llevar a lesiones muy serias, prefiere dar un paso al lado y dejar espacio para otro jugador que esté al cien por ciento.

El caso de Gerson es muy particular, su crecimiento exponencial es claro, un jugador que se muestra desequilibrante y que nos deja cosas muy agradables a la retina. Pequeño, travieso, habilidoso y explosivo. Ya está curtido, ya no es tan individual, tiene carácter y talento. Los rivales lo tienen que cuidar muy de cerca por la forma como conduce el balón, a veces parece tener un imán en esa zurda privilegiada. Improvisa sobre la marcha cosas llenas de magia que provocan faltas cerca del área rival. Su desparpajo y descaro lo muestran como una joyita muy pícara.  No se esconde, pide la pelota y muestra su trabajo en equipo.

Ya Saprissa dio su primer golpe en casa. Ahora los florenses aseguran que todo será diferente el miércoles y esperan convertir el “Coyella” Fonseca en el fortín rojiamarillo.

En el primer compromiso el “Team” nunca se entregó y también se le vieron aires de campeón. Falta el segundo y decisivo round, 90 minutos para ser campeón o convertirse en el primer perdedor del campeonato.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

administrator

Artículos Relacionados