• 17/05/2022
  • Last Update 16/05/2022 10:45 pm
  • Costa Rica

Cuando la rivalidad y la emoción se multiplican.

Cuando la rivalidad y la emoción se multiplican.

La Liga Deportiva Alajuelense está en su mejor producción de victorias, de goles, puntos, de gol diferencia, su liderato por ahora es firme y contundente, nueve anotaciones y nueve puntos en los últimos tres juegos son categóricos y tiene a sus fanáticos llenando estadios de visita.

El Chorotega y el “Fello” Meza son testigos de la abrumadora mayoría de manudos en sus juegos. Este miércoles será el Clásico Nacional, el partido que paraliza el tiempo y el país. Siempre es el juego del año, se enfrentan los equipos más tradicionales y por más capa caída que haya en uno de los dos, la expectativa no tiene parangón.

Son eternos rivales y eso no cambia con el tiempo. Rivalidades aparte, es un juego que produce dividendos en audiencia, en comercio, más de dos mil bares y restaurantes esperan hacer negocio, para estos juegos no hay crisis, sólo ilusión, porque de ilusión también se vive y es gratis.

Conozco fanáticos que aseguran que prefieren derrotar a su rival del Clásico que ser campeones. Todo el crédito que ha ganado Alajuelense últimamente podría ser dinamitado por Saprissa, o bien los manudos le echarían la última palada de tierra a los morados.

Estos juegos normalmente van en contra de los pronósticos, hace rato que Alajuelense viene sufriendo tropezones con su antagónico rival, de esta forma los manudos tienen cómo ajustar cuentas y aprovecharse de la crisis morada más seria de los últimos años, además pasarle una factura muy pesada con intereses de garrotera.

Considerando que el miércoles puede ser la última opción numérica para Saprissa, el juego toma una relevancia muy particular, se trata de dispararse a la cima y enturbiar aún más las aguas moradas, o bien llenar los tanques de la fe a los saprisistas.

¿Favorito? Sí, en la teoría y el papel los rojinegros. Los números así lo evidencian, sólo que estos juegos se denominan un campeonato aparte y un partido de predicción reservada.

Los jugadores saben lo que está en juego, ya no es sólo jugar bien al fútbol, sino defender la historia, un sentimiento y los colores que representan su recorrido y palmarés. Son tres puntos, no es un título, pero sí pueden ser muy significativos para un lado y para el otro.

Saprissa llega marcado por la presión y los resultados, Alajuelense es lo inverso. Veremos el éxito, o el recuento de los daños.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Related Articles